sábado, 23 de junio de 2012

Lágrimas sanadoras


Esta noche lúgubre
lágrimas brotan de mis ojos
caen rodando
como al amanecer el rocío
enarbolando mi pesar.


Río de angustias
desembocando en mi mar agitado
naufragando en febriles sentimientos
el llanto, la ira
decepción y frustración.


Tomo una ducha
mis lágrimas caen libremente
deslizándose por toda mi piel
como un dulce compás.


Así se purifica mi alma
exorcizo la honda pena
¡Agua depura mis lágrimas!
ya no las quiero ver
¿No ves que ya me hastié de llorar?


Hoy ya no brotan

Otrás lágrimas vendrán 
Otro amor llegará


Nota: 
Este poema nació en marzo del 2009 bajo una época triste

3 comentarios:

  1. bueno... dicen que llega el momento en que debemos dejar de llorar... hay que pararse, limpiarse las rodillas, lavarse la cara y... seguir adelante!!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente poema!!!!Saludos,Emanuel.

    ResponderEliminar
  3. Río de angustia ...cómo quitar esa pena.
    Esas penas de mi alma tienen sueños
    se desata el temblor de mi metáfora
    Se bifurcan laberintos de mi llanto
    Tempestad en mis pupilas.

    ResponderEliminar