domingo, 24 de junio de 2012

Hospital Carolina Doursther parte 1


Desde siempre me han atraído los lugares antiguos, los lugares con historia. Quizás sea olor a humedad o ese frío que cala en la piel al  pasear por cada uno de sus rincones: pasillos, salas, escaleras.

Al ver en google la foto del hospital Carolina Doursther, supe que sería el mejor lugar para visitarlo el día del patrimonio el año 2010.Otra de las razones que reabrirían la biblioteca tras muchos años de no ser usada.


Leí su historia, lo que finalmente me convenció. Al entrar en el siento como si atravesase un umbral, un viaje hacia un  pasado no muy lejano y que forma parte de la historia sanitaria  de la medicina en Chile.


Un poco de historia:


Se encuentra en la parte alta de San José de Maipo (1.090mt), cercano a la cordillera  de los Andes, su aire puro y   seco, esto lo hizo ser ideal  para la cura de la tuberculosis.
 De arquitectura en estilo  ecléctico, con elementos del  neo clásico europeo, dándole un aspecto de modernidad y originalidad arquitectónica, presente en balcones y barandas de madera en su fachada.

Esta casa de salud, antiguamente estaba rodeada por un parque con árboles, plantas ornamentales, una glorieta y una pileta.

A continuación, un bosque de pinos y eucaliptos, algo beneficioso  para los pacientes tuberculosos, debido a las emanaciones resinosas de alto poder curativo en afecciones respiratorias

Compró esta casa Juan Francisco Doursther, comerciante de perlas nacido en Bélgica llega a Chile como cónsul nombrado por la haya en representación del rey a principios del siglo XIX.

En 1911, Juan Enrique Tocornal en homenaje a su madre Doña  Carolina , quien sana de tuberculosis tras pasar unas temporadas en San José de Maipo , decide  donar los terrenos a  la Junta de Beneficencia  de Santiago, un 25 de Agosto de 1911 compareciendo ante el notario de Santiago Eduardo Reyes Lavalle, expresando:

"Deseando ejecutar un acto que hubiera sido gratísimo a su señora madre doña Carolina Doursther de Tocornal, invirtió hace poco lo que de ella heredara, en comprar en San José de Maipo una propiedad adecuada para sanatorio de altura o casa de sanidad para las enfermedades que requieran el clima de esa localidad, con el propósito de donarlo a la Honorable Junta de Beneficencia de Santiago...”

sábado, 23 de junio de 2012

Melancolía

Que acompañas mi habitación
que yace vacía
y a la vez llena de recuerdos
tiempo atrás pensaba que
no  había nada en este mundo
que me separara de ti

Fuí sumando noches
de eterna soledad y reflexión
el llanto aprisiona mi pecho
que se ahoga en quebranto

Ya no le tengo
nada puedo hacer
su silueta se difuminó
no puedo retroceder el tiempo

Oh melancolía!
llena mi noche vacía
e inúndala de  melodía

Lágrimas sanadoras


Esta noche lúgubre
lágrimas brotan de mis ojos
caen rodando
como al amanecer el rocío
enarbolando mi pesar.


Río de angustias
desembocando en mi mar agitado
naufragando en febriles sentimientos
el llanto, la ira
decepción y frustración.


Tomo una ducha
mis lágrimas caen libremente
deslizándose por toda mi piel
como un dulce compás.


Así se purifica mi alma
exorcizo la honda pena
¡Agua depura mis lágrimas!
ya no las quiero ver
¿No ves que ya me hastié de llorar?


Hoy ya no brotan

Otrás lágrimas vendrán 
Otro amor llegará


Nota: 
Este poema nació en marzo del 2009 bajo una época triste

Amor Urbano, musicalizado por el blog A mi manera


Existen hechos que se dan en la blogosfera .

Un día pasé por el blog de Tatiana aguilera  secuencias del alma y escuché  el poema Ella soñaba con Paris , me encantó la lectura de Beatriz Salas tanto como el poema de mi amiga Taty.

Un día Beatriz visitó mi blog, diciendo  que le gustaba mi cuento amor urbano, me pregunto si me gustaría que ella lo grabara, le dije que sí. Me sentí sumamente honrada y feliz.

Un día de Abril lo vi publicado en el blog A mi manera y con mucha aceptación en el blog, comenzó a llegar nuevos bloguer @s  amigos.

Te vuelvo a agradecer Beatriz Salas porque quedó encantadora la grabación, tu voz es muy armoniosa, sensual y  el tango le otorgó el toque perfecto.

Les dejo en compañía del escrito musicalizado ( pinchen):