miércoles, 4 de julio de 2012

Amo escribir


La escritura es alguien que me ha acompañado gran parte de mi vida, primero 
escribía como me enseñaban en el colegio, con letra manuscrita.


 Al tener unos 13 años, comencé a plasmar mis  pensamientos  de adolescencia, lo hacía con letra imprenta, la cual fui mejorando poco a poco .Quería que fuera redonda e inteligible.Me compré un cuaderno, le puse papel maché y lo pinté de color lila. Escribía cosas que pasaban en mi vida diaria, los hombres que me gustaban, problemas domésticos y sentimientos. Sin darme cuenta a través de los años llené varios cuadernos, diarios de vida.


Entre los 13 y los 15 años mi única compañía fue la música y la escritura, la perfecta combinación a mis días solitarios.Me sirvió  mucho, allí escribí todo lo mal que me sentí antes que me operaran de la vesícula.


 Sentí que escribir me desahogaba, que  en las hojas de esos cuadernos  podía expresarme  tal y cual soy, escribía con lápiz gel de diferentes colores:celeste, lila, dorado, plateado, negro, verde.


 Cuando tenía 17 años traté de escribir un cuento, lo escribí al final de un cuaderno cualquiera y mi pololo lo vió y pensó que yo tenía otro (era un cuento de amor).Desde ahí dejé de escribir  en mi diario de vida por unos dos años.


 Pasaron esos dos años, en el instituto vi  el letrero de un concurso de cuentos, me dije:


-¿Por qué no?


 Y concursé, obtuve el tercer lugar.Pero eso es algo simbólico,que marcó un antes y un después.Dije, si, lo que escribo llega a las personas.Sino, no habrían escogido mi cuento entre cajas y cajas de cuentos.


 He pasado por  cuatro talleres literarios, me han publicado en dos libros, gané un concurso de poesía  en el hospital donde trabajo y ahora estoy escribiendo un libro, sin fecha de término por ahora.


 Escribo en mi blog, que reemplazan en parte lo que anidé en mis cuadernos.Es hermoso conocer otros blogs y pertenecer al mundo blogger.


"A través de la escritura exorcizo mis pensamientos y atadauras".

Escribir es  dejar fluir el torrente de un río que  emerge  de manera impetuosa y busca  libertad.Al terminar de hacerlo siento una  especie de paz interior.


 Amo escribir y nunca dejaré de hacerlo, es parte de mí.